Saltear al contenido principal
Aventuras Por Bolivia (parte 1) Ciudad De La Paz 3650 Msnm

Aventuras por Bolivia (parte 1) Ciudad de La Paz 3650 msnm

El viaje

Bienvenidos a esta serie de aventuras por Bolivia, en esta primera parte recorreremos la Ciudad de La Paz ubicada a 3650 msnm.

Llegar al aeropuerto internacional “El Alto” en la ciudad de La Paz no es ninguna cosa fácil, si bien el paisaje agreste que nos rodea nos deslumbra, la falta de oxigeno y la altura atentan contra nuestro ánimo. No debemos olvidar que este aeropuerto se encuentra a mas de 4000 mts. sobre el nivel del mar, altura a la que la mayoría de nosotros no estamos acostumbrados. Los síntomas del mal de altura pueden ser mareos, dolor de cabeza y nauseas, que irán cediendo en la medida que nos “aclimatemos”.  Podemos ayudarnos con un “te de coca” o quizás alguna pastilla contra el “soroche” (así le llaman al mal de altura). Pronto nos encontraremos con un acervo cultural que nos atrapará.

La Paz

Apenas aterrizados y después de realizar los trámites de ingreso al país, tomamos un taxi colectivo que nos trasladó hasta en centro cívico de la ciudad de La Paz, que se encuentra a una altura de 3600 mts snm, el uso de estos taxis colectivos es muy pintoresco en si mismo y está muy arraigado en las ciudades bolivianas. Son vans que permiten trasladar 10 o 12 personas que van de parada en parada gritando a viva voz cual es su destino. Atención: El equipaje va arriba del techo sin seguridad o se debe pagar pasaje para él.

Es importante destacar que la sociedad paceña es muy reticente a ser filmada o fotografiada, por sus creencias y supersticiones, así que verán que he intentado respetarlas y fotografiar gente de forma grupal o de forma que no se aprecien sus rostros en forma clara.

Llegando a La Paz, de fondo cerro Illimani

Llegando a La Paz, de fondo cerro Illimani

 

Desde El Alto hacia La Paz

Desde El Alto hacia La Paz

El trayecto desde el aeropuerto hacia el centro de la ciudad es en descenso a través de barriadas populares ubicadas en las laderas de los cerros, con una organización arquitectónica bastante desordenada. Después de un trayecto de aproximadamente media hora arribamos al hotel, y lo primero que me llamó la atención es que las calles tienen un desnivel fuera de serie, 45º busques por donde busques y a casi 4000 mts de altura, una verdadera odisea. Recomiendo caminar despacio y haciendo todas los descansos necesarios para comenzar a habituarnos a la altura, tengan presente que la mejor manera de recorrer esta ciudad es caminando.

[one_half]
Callecitas de La Paz

Callecitas de La Paz

[/one_half] [one_half_last]
Callecitas de La Paz

Callecitas de La Paz

[/one_half_last]
Calle de la Paz

Calle de la Paz

Centro Cívico

El kilómetro cero de esta ciudad esta ubicado en la Plaza Murillo, en cuyas inmediaciones se encuentra el palacio quemado o sede del gobierno y el palacio legislativo. A pocas cuadras de allí se encuentra la plaza mayor, donde se ubica a la basílica de San Francisco construida a fines del 1700 y uno de los lugares que recomiendo visitar por su patrimonio histórico y cultural y que merece un post aparte próximamente.

[one_half]
Plaza Murillo, Catedral

Plaza Murillo, Catedral

[/one_half] [one_half_last]
Plaza Murillo, Palacio Quemado

Plaza Murillo, Palacio Quemado

[/one_half_last]

Cultura

Nuestro segundo día me encontró un poco más aclimatado (el estado óptimo se logra después de los tres días) y con un clima espléndido, por lo que segui recorriendo las calles de esta ciudad que me sorprendía con su mezcla de religión y paganismo, con sus necesidades de infraestructura que chocan con el tradicionalismo de gran parte de su población. Como las “cholitas”, habitantes que mantienen las tradiciones de vestimenta y cultura de los primeros pobladores de la zona. Por ejemplo no les gusta ser fotografiadas porque piensan que les “robas el alma”. Estas contradicciones las encontré permanentemente en mi recorrida por Bolivia, y se las cuento en algunas fotos.

La gastronomía de los bolivianos es una de las cosas en donde más se notan sus tradiciones, la oferta es abundante pero siempre dentro de sus tradiciones, salvo que elijas comer en un restaurante de gran categoría. En La Paz la base de la alimentación es el pollo, elaborado de varias maneras, siempre una comida comienza con una sopa, entre las que se destaca la sopa “de maní”, todas son muy sabrosas. También el arroz esta muy presente como acompañamiento, poca verdura fresca, mucha pastas y cereales y la carne vacuna o porcina en general la elaboran como guiso acompañada de papas y otras verduras. Sus comidas son muy sabrosas y condimentadas.

La noche en la ciudad nos espera con muchos bares con una hermosa bohemia, escondidos entre las estrechas y oscuras callecitas que conforman el laberinto que rodea la plaza Murillo.

Las diferencias topológicas de la ciudad sumado al desorden arquitectónico, obligaron a desarrollar una red de telesféricos urbanos que conectan la ciudad de La Paz con la ciudad de El Alto, con diferentes estaciones interconectadas. Si visitan esta ciudad les recomiendo que no dejen de visitarlo, es una experiencia increible. Van algunas fotos.

Y bien amigos, seguramente hay muchos lugares que me faltaron conocer, si me preguntan si volvería les aseguro que sí, sin dudas. Seguire por varios blogs contandoles de nuestra recorrida por Bolivia. Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba